Ideas: La magia del Smoothie

shutterstock_282272882.jpg

Habemos muchos y muchas que por naturaleza somos malos para la fruta. O nos da lata, o nos da frío, o lo encontramos un poco fome. Aunque esta es mi época favorita de frutas, con los berries en su máximo esplendor, los damascos y duraznos madurando en los arboles y las sandías a la vuelta de la esquina, siempre cuesta motivarse a comer más fruta.

Todos sabemos que comer frutas es importantísimo, pero no le tomamos el peso. Por experiencia propia, mis épocas más fruteras han sido sin dudas las mas sanas y con mejor ánimo y energía. Y claro, necesité ayuda para motivarme, como la necesito hoy. Creo que pasé el último mes con la menor cantidad de vitaminas y fibra en los últimos años, y me ha pasado la cuenta. Ando con poca energía, tuve un resfrío que me duró demasiado y he engordado un montón (snif).

Y esa ayuda viene de parte de uno de los mejores electrodomésticos que alguien pudo inventar: la licuadora. Es ella la responsable del mágico brebaje que surje al mezclar frutas, hielo y yoghurt, los maravillosos SMOOTHIES.

Son diferentes (y mejores) que los simples jugos, porque no eliminan la fibra. De hecho, para hacer smoothies no es necesario pelar las frutas, y puedes agregar ayudas como semillas (linaza, chía) o hacerlos más golosos con chocolate, galletas, o lo que quieras. Yo, por ejemplo, agrego proteína en polvo para complementar y aumentar mi ingesta diaria.

Un smoothie básico lleva al menos dos tipos de frutas, un líquido (puede ser leche de cualquier tipo, agua o yoghurt líquido) y hielo. Yo aquí uso frutas congeladas, lo que me ayuda a que no se agúe tanto cuando se derrite. Deben ponerse en la licuadora en este orden para que licúe bien y no se trabe: Primero el líquido. luego el yoghurt o helado, luego la fruta y por último las semillas o sólidos. Licuar por un minuto aprox, cuidando que no se sobreexija la máquina.

Además es una excelente forma de comer más verduras. Me encanta agregar una o dos tazas de espinacas lavadas a la mezcla. El sabor ni se siente, y está cargadísimo de vitaminas y cosas buenas. Además es excelente para la digestión.

Yo los prefiero al desayuno, pero son ideales para un snack de media tarde, una cena liviana, o -con los ingredientes adecuados- un almuerzo rápido y completo. Las mezclas son infinitas y deliciosas, en Internet hay miles!

Mis favoritos:

Supremo protéico (copiado a Rendibú, uno de mis lugares favoritos en Conce)
1 plátano
3 cdas de maní
1 taza leche descremada
1/2 taza yoghurt natural descremado
1 scoop proteína de vainilla

Smoothie verde
2 manzanas verdes
1 cm de raíz de jengibre
Jugo de 1 limón
1 taza de espinacas lavadas y cortadas con la mano
1 taza de agua

Piña colada
1 taza de piña en trocitos
Medio mango
1/2 taza de yoghurt
1 cda de aceite de coco, o 1/4 taza leche de coco
Leche descremada a gusto

Berrie Plátano (un clásico)
1/2 taza berries
1 plátano
1/2 yogurt natural o de vainilla
172 taza de leche descremada

Anuncios

Un comentario en “Ideas: La magia del Smoothie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s