Receta: El mejor ramen de la vida

En los últimos meses, mi amor por la comida asiática no ha hecho más que crecer. He llegado al punto en el que si un plato no lleva ajo, salsa de soya y jengibre, lo encuentro un poco fome. Quizás mis papilas gustativas se acostumbraron a esa mezcla exótica de sabores, y la cocina más tradicional es demasiado plana. No es que ya no me guste el resto de la comida)(claramente), pero la cocina asiática me entusiasma como ninguna otra.

Fue por eso que, cuando me cambié de casa hace casi un mes, decidí que la mejor forma de inaugurarlo era invitando a mis amigas a disfrutar de un rico y humeante plato de ramen. El ramen es una sopa japonesa de fideos, muy reconfortante y llena de sabor, perfecta para las frías noches de esta época.

Lo más entretenido fue que hicimos de la ocasión una “noche asiática”, y acompañamos la sopa con unos deliciosos baos, sanguchitos taiwaneses hechos con pan al vapor. La idea era, por supuesto, preparar la mayor cantidad de ingredientes posibles desde cero. Y por eso es una suerte que mis amigas sean blogueras gastronómicas. Ellas sí entienden. Así que vinieron Carolina del blog Thinking Sweet, Dalal del Recetario de Dul, Rocío de Dear Food y la Dani de Mami Chave. ¡Puras genias! De hecho las hermosas fotos que acompañan este texto son de la Dani, las amé y se las pedí para este post. ¡Visiten todos sus blogs! Cada una es sequísima y tiene un estilo muy particular.

Bao ❤

La cosa es que la Caro se puso con la masa para los baos y la carne para la sopa. Preparó una deliciosa panceta (pork belly en inglés) acaramelada que fue el complemento perfecto, y que francamente es difícil de superar. Le pedí la receta, y muy amorosamente, accedió a que la publicara. Así que aprovechen!

La panceta cruda y en trozos grandes sólo la encontró en una tienda asiática de Patronato que es hermosa y desconocida, tienen que conocerla. Para este plato, un paseo por ese barrio es casi obligatorio, no tanto por los ingredientes como por la inspiración. Además encuentran la panceta <3. La carnicería se llama Arirang Food Market y queda en Rio de Janeiro 245. En todo caso, pueden reemplazar la panceta por pollo cocido desmenuzado, o por otra carne de cerdo, o incluso con tofu. Y si no quieren, no tienen que ponerle ninguna carne. Es cosa de gustos. ¡Pero recomiendo el pollo! Es lo que uso cuando hago mi propio ramen en casa.

Además pueden usar muchos tipos de fideos. Esta vez usamos fiedeos udon, que son mega gruesos y consistentes, pero también pueden usar fiedos chinos de huevo, fideos de arroz o incluso las pastas instantáneas tipo “pasta 3 minutos” sin el sobre de saborizante que es lo tóxico que tienen. Es un plato que admite muchas variaciones, dependiendo que lo que haya en la casa. Pero esta receta, precisamente, es el mejor ramen que he hecho en casa.

Pork Belly (receta de Carolina Labaki)

Para 8 personas

1kg de panceta
1 trozo de jengibre (de 1cm)
3 dientes de ajo
3 cebollines solo parte blanca

Todo eso lo juntas en una olla grande con agua caliente y dejas la panceta cocinar por 30 min, o hasta que esté blanda.Finalmente cortar la panceta en trozos de 2cm de grosor.

2 cucharas soperas aceite
6 trozos de gengibre
3 dientes ajo aplastados
4 cebollins solo parte blanca
1 trozo de canela palo
2/3 taza de soya
1/2 taza de vinagre arroz
1 taza de azúcar rubia
1/2 taza agua

En una olla calienta el aceite, agrega jengibre ajo y canela, haz un sofrito, agrega el resto y cocina por unos 5 min.
En una fuente de horno pon la panceta cocida, baña con la mezcla y lleva al horno precalentado 120 grados por unas 2 horas y media, tapada con papel aluminio.

El mejor ramen de la vida

Para 6 personas

6 tazas de caldo de pollo (¡ojalá hecho en casa!)
1 cucharada de pasta miso (opcional pero muy recomendada, la venden en tiendas asiáticas)
1/3 taza salsa de soya
1/4 taza vinagre de arroz
1 cebollín picado en rodajas (parte blanca y verde separadas)
1 bandeja de champiñones cortados en mitades
1 cucharada de jengibre fresco rallado
50 gramos de fideos preparados según las instrucciones del envase por persona (no cocinar en el mismo caldo de la sopa porque sueltan mucho almidón)

Toppings:

Unas hojas de espinaca fresca
Parte verde del cebollín picada
Dientes de dragón
1 huevo semi cocido (5 minutos) por persona, cortado por la mitad
Pork Belly preparado

Calentar el caldo de pollo, y cuando suelte el hervor, agregar la parte blanca del cebollín, los champiñones, el jengibre, el vinagre, la pasta miso y la salsa de soya. Dejar cocinar unos 15 minutos con un hervor suave.
Por mientras, preparar los platos con un puñado de dientes de dragón, un trozo de pork belly, los fideos y las hojas de espinaca. Rellenar con sopa (procurando que a cada plato le toquen champiñones, que a estas alturas han absorbido todos los sabores increíbles del caldo), y terminar el plato agregando dos mitades de huevo y la parte verde del cebollín.
¡Y a disfrutar bien sorbeteado! Como corresponde ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s