Receta: Tarta crudivegana de mango y cardamomo

LRM_EXPORT_20171203_181140.jpg

Creo que estamos claros de que mi estilo no es necesariamente “saludable”. No es que cocine puras chanchadas, pero suelo preferir la comida más casera. Pero hace tiempo que tenía ganas de probar la repostería crudivegana, y me lancé.

Me parece una propuesta atractiva la de cocinar un postre sin tener que recurrir al azúcar añadido o a harinas refinadas, además que me generaba mucha curiosidad el uso de castañas de cajú que, aceptémoslo, son deliciosísimas pero un lujo.

Así que cuando probé la técnica y descubrí que queda realmente exquisito, supe que tenía que desarrollar una receta para el blog. Porque aparte de ser mega deliciosa, es saludable y fácil. No hay que darle muchas más vueltas.

En esta tarta la base está hecha con puros ingredientes crudos, y el dulzor lo entregan los dátiles, una especie de pasas gigantes con aspecto de cucarachas que no se ven NADA apetecibles, pero que realmente son mágicos. Me gustó la idea de endulzar con ellos porque son una fruta, así que es un dulzor natural. No soy amiga de la stevia falsa, sucralosa, tagatosa ni ninguno de esos inventos cuando se trata de comer sano. Y aunque los dátiles tienen una cantidad monstruosa de fructosa, me parece que es mucho mejor para el cuerpo consumir algo natural y sin procesar.

El mango también le otorga dulzor a esta receta, y combina espectacular con la pasta de castañas y el cardamomo.

Así que, aunque no lo crean, esta receta es LIBRE DE AZÚCAR, LIBRE DE LÁCTEOS, LIBRE DE HUEVO, LIBRE DE GLUTEN Y 100% VEGANA. Quién lo diría! Eso sí, tiene bastantes calorías así que hay que comer con moderación. Pero no es necesario que lo diga, porque es bien potente. Lo van a sentir de inmediato.

LRM_EXPORT_20171203_180742.jpg

Ingredientes:

Para la masa:

  • 1 taza de harina de almendras o avena
  • 2 tazas de coco rallado
  • 8 dátiles sin cuesco remojados al menos 2 horas
  • 2 cucharadas de aceite de coco extra virgen derretido

Para el relleno:

  • 2 tazas de castañas de cajú remojadas la noche anterior
  • 1/2 cucharadita de cardamomo en polvo
  • 1 taza de leche de coco

Para la cobertura:

  • 1 taza de puré de mango
  • 1 cucharadita de maicena disuelta en 1/2 taza de agua fría

Preparar la masa procesando en la licuadora o procesadora todos los ingredientes. Apretar bien en un molde para tartas (de fondo desmontable) y refrigerar.

Por mientras, preparar el relleno procesando todos los ingredientes hasta formar una pasta cremosa. Sacar el molde del refrigerador y esparcir bien el relleno sobre la masa, cuidando que quede lo más plano posible para que no les pase lo que a mi, que se notan los desniveles bajo la cobertura 😦 . Refrigerar 2 horas.

Preparar la cobertura. En una olla poner el puré de mango con la maicena disuelta en agua y llevar a un suave hervor por unos tres minutos, hasta que comience a espesar. Dejar enfriar y poner sobre el relleno de la tarta.

Refrigerar por 4 horas o toda la noche. Decorar a gusto. Yo aquí usé naranja y arándanos porque son sabores que van muy bien con el mango y porque se ve precioso, pero pueden hacerlo como quieran. Servir directamente del refrigerador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s