Receta: Tarta Chai de Camote

Hoy les voy a compartir una receta que tenía guardada hace un año, porque la publiqué en la revista Blogi de otoño 2017 y ahí quedó. Esta es una de las recetas que más me gusta hacer en otoño, porque es novedosa, fácil, y se mueren lo deliciosa que es. La foto es de la maravillosa y talentosa Catalina Carvajal, que se lució en esa edición de la revista con sus fotos hermosas.

Últimamente me he sentido bloqueada, insegura, y como que las cosas no fluyeran. Es difícil ser independiente y arreglármelas sola, a veces siento que corro en círculos sin tener idea de hacia dónde ir, y eso me desespera. Quizás no sea el lugar para contarlo, pero me sirve el desahogo. ¿Qué hacen ustedes cuando se sienten bloqueados?

Más allá de lo personal, les comparto hoy esta receta porque es el día de Pi, un día que me encanta que se celebre en el mundo. Adoro los pies (que en el fondo son tartas cálidas) y adoro que se haya asociado esta comida con la celebración del 14 de marzo, o 3/14 en los países anglosajones. Porque Pi es un número que se relaciona con la figura del círculo, y creo que no hay círculo más delicioso que una rica tarta.

Atrévanse con esta receta, les prometo que les va a encantar. Un sabor nuevo y una textura irresistible que les va a encantar. Ojo que también pueden hacerlo con zapallo camote asado, queda muy bueno también, aunque con camote es perfecto. Encuentro que el camote es lo máximo, qué rico que se ha vuelto más común en Chile, ¿no creen?

blogi-otonoinvierno12.jpg

INGREDIENTES

Para la masa

  • 1 1/4 tazas de harina blanca
  • 1⁄4 cdta. de sal
  • 1⁄2 cdta. de azúcar
  • 5 cdas. de mantequilla fría, cortada en trocitos
  • 3 cdas. de agua bien fría
  • 1 cda. de vinagre

Para el relleno

  • 3 camotes medianos
  • 2 huevos
  • ¾ taza azúcar morena
  • 150 g crema espesa
  • 2 cdas. harina blanca
  • 2 cdas. de mantequilla a temperatura ambiente
  • ½ cdta. esencia de vainilla
  • 1 cdta. canela en polvo
  • ½ cdta. jengibre molido
  • ½ cdta. clavo de olor molido
  • ½ cdta. nuez moscada molida
  • ¼ cdta. pimienta negra molida

 

Prepara la masa: Pon la harina, la sal, el azúcar y la mantequilla en la procesadora. Procesa hasta que aparezcan migas gruesas. Agrega vinagre y agua y sigue procesando hasta que se forme una masa homogénea.

Estira bien la masa y pon en un molde de tarta (o 4 mini moldes).

Precalienta el horno a 180º.

Prepara el relleno: Cocina en el microondas o en el horno los camotes con cáscara hasta que estén blandos. Corta los camotes por la mitad, y con una cuchara, saca la “carne”.

Mezcla el camote con los demás ingredientes y bate por unos minutos hasta que quede homogéneo.

Vierte la mezcla en el o los moldes con masa. Hornea por 50-60 minutos si es un molde grande, 30-40 minutos si son mini tartas.

Deja enfriar bien y sirve. ¡Acompaña con una cucharada de crema espesa!

Anuncios

Receta: Sopa de Maní, Pollo y Brócoli

Hace días que quería comer sopa asiática o ramen, y tenía mil ganas de intentar una sopa con mantequilla de maní. Puede parecer una mezcla extraña, especialmente en estos días veraniegos que van quedando, pero me las arreglé para lograr una mezcla muy fresca, aromática y amigable hasta para mañosos.

Es parte de mi obsesión con los sabores asiáticos, este antojo que me viene muy seguido. No sé qué es lo que tiene esta cocina que me lleva a un lugar familiar, me hace sentir cómoda y me llama siempre. Creo que cuando comienzas a abrir la mente a estos sabores que mezclan lo dulce, lo ácido, lo picante y lo salado, es bien difícil volver atrás. No es primera vez que lo escribo, pero es que estoy cada día más convencida de ello.

IMG_9008-01-01

Lo mejor de esta sopa es que demora 20 minutos en hacerse, menos si ya tienes el pollo listo. Yo siempre trato de tener pollo cocido en el refrigerador, porque es perfecto para ensaladas, sopas, salsas… miles de opciones que te sacan de apuro cuando sientes que no tienes qué comer, o no tienes mucho tiempo para cocinar.

El caldo es otra cosa que siempre trato de tener. Cuando compro pechuga de pollo, la hiervo con hueso y sin piel, con media cebolla entera, un par de dientes de ajo y jengibre en trozos. Cuando está cocido el pollo lo saco, lo desmenuzo y devuelvo el hueso a la olla, para hervirlo al menos 1 hora y media. Puede ser con o sin sal . La dejo enfriar, la pongo en moldes de silicona para muffins y lo congelo. Cuando está sólido, lo transfiero a bolsas herméticas y lo mantengo en el congelador. ¡Así siempre tengo caldo para hacer sopas deliciosas! Mucho más intensas e interesantes que si las hiciera solo con agua.

Esta es una receta realmente fácil que parece muy sofisticada, así que la puedes preparar para alguien especial y quedará muy sorprendido/a. ¡No tienes por qué contarle que es lo más sencillo del mundo!

IMG_9005-01-01-01

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 3 tazas de caldo de pollo
  • 1 lata de leche de coco o leche evaporada
  • Pechuga de pollo cocida desmenuzada
  • Fideos de arroz cocidos
  • 1 taza de floretes de brócoli
  • 2 cebollines rebanados (la parte blanca separada de la verde)
  • 2 cm de jengibre fresco rallado
  • 1 diente de ajo pelado y rallado
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 1/4 taza de mantequilla de maní
  • 2 cucharadas de azúcar morena
  • 1 puñado de cilantro picado
  • 1 puñado de  menta fresca picada
  • Limón en gajos y ají en polvo para servir

En una olla grande, calentar una cucharada de aceite de sésamo a fuego medio. Saltear en ese aceite el jengibre, el ajo  y la parte blanca del cebollín por un minuto. Agregar el caldo, la leche de coco o evaporada, la soya  y la mantequilla de maní. Revolver bien, disolver la mantequilla y llevar a hervir. Agregar el azúcar y revolver. Agregar el brócoli y tapar. Cocinar por cinco minutos, sacar del fuego y agregar la menta y el cilantro.

En bowls individuales, poner un puñado de fideos y otro de pollo. cubrir con la sopa y servir decorado con más menta, maní, limón en gajos (¡exprímelos sobre la sopa!) y ají en polvo.

IMG_9024-01-01

Receta: Pollo al Curry

¡No sé cómo no había compartido esta receta antes! Hay recetas que están en nuestro recetario tradicional y hacemos siempre, que nos sabemos de memoria y nos salen siempre bien. Es lo que pasa con esta, que me enseñó mi abuela, aunque no lo crean.

Es una de las cosas ricas que prepara de repente, aunque les juro que esa señora tiene una mano milagrosa. Todo lo que hace le queda rico, y he aprendido mucho de ella. Esta receta me la dio cuando yo recién me estaba interesando en la cocina y me puse a escribir un recetario. Eso es de mi época del colegio, imagínense.

IMG_8560-01

Y ahora estamos en la playa y tengo muchas ganas de aprovechar para compartir recetas ricas y sencillas. Hoy preparé esta, y aunque no fue un gran éxito con la hija de 3 años de mi pololo (“¡No me gusta el pollito verde!”), mi pololo la amó, y por supuesto yo me cuchareé toda la olla porque #porquéeresasí.

Es una receta para principiantes, así que guárdenla y ténganla a mano para los días en los que quieran sorprender con algo novedoso y mega ultra simple.

IMG_8540-01

Ingredientes

  • 500 gramos de pollo sin piel (aquí usé trutro largo, pero puede ser trutro entero, corto, o incluso filetitos de pechuga)
  • 1 cebolla cortada en pluma
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cucharada de curry en polvo (yo usé de la marca Sabú)
  • 1 cucharadita de maicena
  • 1/3 taza de agua fría
  • 1 tarro (150 g aprox) de crema
  • Un chorrito de aceite de maravilla
  • Sal a gusto

En una olla grande poner a calentar el aceite a fuego medio. Agregar la cebolla y sofreir por 5 minutos, hasta que se ablande. Subir el fuego y agregar las presas de pollo. Dorar unos 5 minutos por lado. Salar, bajar el fuego y cocinar por 10-15 minutos tapado.

Disolver bien en el 1/3 de agua fría la maicena y el curry y agregar al pollo. Tapar y cocinar 5 minutos más. Agregar la crema, revolver bien. Rectificar la sal y cocinar unos 5 minutos más.

Servir con arroz blanco.

IMG_8568-01

Receta: Murgh Makhanwala (Butter Chicken)

Creo que en Chile no comemos suficiente comida india. Tuve el PLACER de ser invitada dos veces a comer al Majestic nuevo de Kennedy, y realmente es una maravilla. Antes había comido en otros lugares (como el New Horizon del centro, reseña aquí) y ya amaba la cocina de la India, y me encanta incorporarla a mi repertorio porque en general es bastante sencilla de preparar, e increíblemente sabrosa.

Por alguna razón a Chile nunca llegó la comida especiada, y estamos a años luz de distancia de otros países con cocinas mucho más complejas. El chileno es mañoso y complicado para comer, pero por suerte cada vez hay más opciones para probar y aprender.

Les recomiendo esta receta 100%. No es picante si no quieren que lo sea, y a pesar del nombre, no lleva tanta mantequilla. ¡Así que sin miedo! Porque tiene ingredientes fáciles de encontrar, baratos, y van a quedar fascinados.

IMG_8309-01

Ingredientes:

Para la marinada

  • 800 gramos de pechuga deshuesada de pollo en cubos grandes
  • 100 gramos de yogurt natural
  • 2 cucharaditas de Garam Masala (condimento  de la India, lo encuentran en supermercados y emporios)
  • 2 dientes de ajo molidos
  • Sal a gusto

Para la salsa

  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 lata de tomates pelados de 400 g
  • 1 cebolla mediana picada en cuadritos
  • 4 dientes de ajo aplastados
  • 2 cm de raíz de jengibre rallada
  • 1 cucharada de Garam Masala
  • 1/4 cucharadita de comino
  • 1/4 taza de crema de leche
  • Ají seco molido a gusto
  • Agua (la necesaria)
  • Unas gotitas de colorante alimentario rojo (opcional, yo no usé)

Con la minipimer, procesar todos los ingredientes de la marinada y poner en una bolsa o recipiente hermético con el pollo, que quede bien cubierto de la mezcla. Dejar reposar en el refrigerados desde 1/2 hora hasta toda la noche (mientras más tiempo mejor).

En un sartén bien caliente o una parrilla, poner a cocinar el pollo hasta que esté bien dorado, no completamente cocido. Reservar la marinada restante.

Preparar la salsa. En un sartén calentar aceite y saltear la cebolla, el ajo y el jengibre unos 3 minutos. Agregar el Garam Masala, ají (opcional), el comino y el tomate en lata. Llevar a ebullición y reducir unos 5 minutos, aplastando los tomates con el revés de una cuchara. Sacar del fuego, y con una minipimer (batidora de inmersión) moler todo bien. Devolver al fuego.

Agregar un poco de agua (yo usé 1/2 taza) y llevar a ebullición. Agregar el pollo y cocer por 15 minutos, hasta que el pollo esté bien cocido.

Agregar la crema y dejar hervir por un minuto. Sacar del fuego y agregar la mantequilla para que se derrita, revolviendo bien.

Servir con arroz blanco.

Receta: Fideos Orientales al Sésamo y Maní

No sé cómo fue que me enamoré de los sabores asiáticos. Nunca he ido a Asia, no como fuera mucho más que comida Thai o la clásica comida cantonesa, y tampoco he tomado cursos de especialización. Lo que sí sé es que cuando tengo pena o me siento mal mi impulso es a prepararme un ramen, y que cuando tengo muchas ganas de comer algo rico y cero ganas de cocinar, este plato es salvador y más que satisfactorio.

Esta facilísima receta es de mis regalonas y la verdad es que no sé por qué nunca la había compartido. Para mi, al menos, es esencial servirla en un bowl y ojalá comer con palitos. Sé que muchos de ustedes estarán rabiando contra mi por ser tan snob y que probablemente no saben comer con palitos y que qué me creo, pero les cuento. Yo tampoco sé tomar los palitos. Al menos no “como corresponde”, y siento que un asiático se caería de espaldas si me viera comer como lo hago. Pero no me importa, amo comer con palitos a mi estilo, siento que la comida dura más y sabe más rico. Cosas mías quizás.

IMG_8270-01.jpeg

Lo más “complicado” que tiene esta receta son los ingredientes, que no todo el mundo tiene en casa. Pero les cuento? Estos son mis esenciales. Con estos ingredientes siento que mi cocina siempre está llena de sabor y nunca es fome. Por eso, les recomiendo siempre tener aceite de  sésamo, salsa de soya, ajo, jengibre, miel o azúcar morena y vinagre de arroz. Yo al menos voy rotando o los uso todos, y siempre le dan un toque especial a lo que como.

A esta receta pueden agregarle carne o pollo salteado, o pechuga cocida desmenuzada. Simplemente, cuando tengan el aceite caliente, salteen el pollo o la carne, o agreguen la pechuga cocida, y luego los fideos.

IMG_8266-01.jpeg

Ingredientes:

  • 1/2 paquete de fideos para saltear (pueden usar igual fideos de arroz o incluso pastas 3 minutos. Yo uso unos peruanos marca “El Triunfo”)
  • 1 cucharada de mantequilla de maní
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo, divididas
  • 1 cucharada de miel
  • 1 diente de ajo rallado
  • 5 mm de raíz de jengibre rallada
  • Cebollín, la parte verde, picada
  • Semillas de sésamo

Hervir los fideos unos 3-4 minutos,  hasta que estén al dente. Por mientras, mezclar una cucharada de aceite de sésamo, la salsa de soya, miel, ajo, jengibre y mantequilla de maní en un bowl muy pequeño.

Calentar la otra cucharada de aceite en una sartén a fuego medio-alto. Escurrir los fideos (tienen que estar al dente) y poner a saltear con la salsa un minuto revolviendo bien hasta que quede todo bien cubierto.

Servir decorado con cebollín picado y semillas de sésamo.

Receta: Pan de Semillas y Nueces (Sin Harina)

Es súper triste, pero me he dado cuenta de que, para los que tenemos problemas con el peso, el mayor enemigo es el azúcar. Y con azúcar me refiero no solo a los dulces, sino que también a las harinas refinadas, el arroz, las pastas, y lamentablemente, el pan.

Es por eso que muchas personas siguen dietas libres de azúcar como la paleo, la keto, el método Grez, y un largo etcétera. Por mi parte, estoy tratando de bajarlos al mínimo, aunque creo que no estoy lista para eliminarlos.

LRM_EXPORT_20180119_115730

Muchos me preguntan por recetas de pan sin harina de trigo, y creo que con esta le di al premio gordo. Porque es un pan DELICIOSO, hecho sólo con ingredientes naturales (nada de harinas raras ni mezclas industriales), y con cero carbohidratos refinados.

Este es un pan típico de los países nórdicos, y se le conoce como “Stoneage Bread” o “Pan de la Edad de Piedra”, por sus componentes 100% paleo: es decir, que todos ellos se consumían antes del descubrimiento de la agricultura, cuando nuestros antepasados se dedicaban a recolectar y a cazar.

Este pan es como un aglomerado de frutos secos y semillas, y si te gustan estas cosas, te va a fascinar. A mí me encantó, y creo que no será nada de difícil dejar el pan con esta receta. Eso sí, ojo porque tiene MUCHAS calorías y es alto en grasas. Para mí eso no es problema porque creo que las grasas saludables son la clave para bajar de peso. Además, con una rebanada ya quedas listo, porque es súper contundente y dura un montón. Si lo guardas rebanado en el refri dura como 2 semanas, y congelado mucho más. Para descongelarlo simplemente lo pones al tostador y queda aún más rico.

La receta la encontré en varios blogs en diferentes versiones, pero me quedé con esta  y la adapté a lo que tenía y a las cantidades que me parecieron buenas. Le bajé un poco el aceite y la sal, y me encantó el resultado.

1901-2018-114380132667016939.jpeg

Ingredientes

  • 150 g de almendras
  • 150 g de nueces
  • 100 g de semillas de maravilla
  • 100 g de semillas de linaza
  • 100 g de sésamo
  • 50 g de chía
  • 50 g de semillas de amapola
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/3 taza de aceite de oliva suave
  • 6 huevos de gallinas libres

Pesar los ingredientes y ponerlos en un bowl grande, mezclar bien. Agregar los huevos ligeramente batidos, el aceite y la sal, y mezclar muy bien.

Verter la masa en un molde de pan de silicona. Y poner en el horno (sin precalentar) a 180° por una hora. Dejar enfriar completamente antes de sacar del molde. Rebanar ¡y disfrutar!

Receta: Salsa de Tomate Casera

¿Pueden creer que hace años que no compro salsa de tomate en mi casa? Todo empezó cuando hace unos años hice un desafío de Buzzfeed para comer “limpio”, o sea sin procesados. Nunca me había dado cuenta de la cantidad de preservantes e ingredientes “fantasma” tenían productos como la salsa de tomate. Así que aprendí lo básico para preparar la mía propia, sin azúcar añadida ni preservantes, y la fui perfeccionando con el tiempo hasta lograr la salsa perfecta para mí. Sigue leyendo “Receta: Salsa de Tomate Casera”

Receta: Chile con Carne

Hace unos años subí la receta de Chile Vegetariano con Yogurt y Porotillos, y desde entonces me he convertido en una mega fanática del chile en general. Es delicioso, fácil de hacer, versátil y está lleno de cosas buenas (puedes hacerlo más cerdito, pero pa qué).

Es una excelente manera de añadir más vegetales a tus comidas, y lo mejor de todo es que es un plato rico en verano y en invierno. Es un plato bien divulgado en el sur de Estados Unidos, donde hace muuucho calor, y a pesar de ser un plato cálido y contundente, no se siente nunca fuera de lugar. Así, en invierno, es perfecto para calentar el cuerpo.  Sigue leyendo “Receta: Chile con Carne”

Receta: Tarta crudivegana de mango y cardamomo

Creo que estamos claros de que mi estilo no es necesariamente “saludable”. No es que cocine puras chanchadas, pero suelo preferir la comida más casera. Pero hace tiempo que tenía ganas de probar la repostería crudivegana, y me lancé.

Me parece una propuesta atractiva la de cocinar un postre sin tener que recurrir al azúcar añadido o a harinas refinadas, además que me generaba mucha curiosidad el uso de castañas de cajú que, aceptémoslo, son deliciosísimas pero un lujo. Sigue leyendo “Receta: Tarta crudivegana de mango y cardamomo”

Receta: Rollitos de canela

Ya sé que les dije que mi receta anterior de rollitos de canela era la mejor del mundo, pero han pasado los años, y hoy se puede decir que tengo otra mirada de las cosas. No estoy diciendo que la otra receta no sea maravillosa, porque lo es, pero es diferente a esta, que adapté de The Recipe Critic. Si la anterior era más seca y migosa (como un pan holandés, que me encantan), esta es esponjosa y blandita.

rollos de canela.jpg

Es una receta perfecta para cuando hay visitas y quieres sorprenderlos con algo dulce, porque rinde bastante, es deliciosa y no ensucia tanto como otras recetas. Sí, yo también odio lavar loza. En realidad me gusta un poco, me relaja. Pero desde que me dedico full a la cocina ya no quiero ver nunca más un plato sucio. Hay días en los que siento que estoy lavando todo el día, para ser honestos.

Además quise publicar esta receta porque AL FIN! me compré una batidora de pedestal de esas pro, y estoy di-cho-sa. Quiero cocinar en ella todo el día! Todo se hace más fácil  y rápido y limpio. Creo que fue la mejor inversión. Pero puedes prepararla perfectamente a  mano, hay un poco de amasado de por medio, pero nada tan complicado. ¡Manos a la obra!

rollitos de canela
dav

Ingredientes

  • 2 3/4 tazas de harina blanca
  • 3 cucharadas de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de levadura seca en polvo
  • 1/2 taza de agua
  • 1/4 taza de yogurt natural o leche
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 huevo grande

Para el relleno:

  • 3 cucharadas de mantequilla, blanda
  • 1/4 taza de azúcar morena
  • 3 cucharadas canela molida

Para el glaseado:

  • 1/4 taza azúcar flor
  • Gotitas de esencia de vainilla
  • 3 cucharadas de agua o leche
  1. Preparar la masa. Mezclar los ingredientes secos en un bowl grande. En uno pequeño, mezclar el agua, el yogurt o leche y la mantequilla, y poner en el microondas hasta que se derrita esta última. Agregar a la mezcla de ingredientes secos y mezclar bien. Agregar el huevo, mezclar y amasar a mano o con el amasador de una batidora de pedestal unos 3-4 minutos, hasta que la masa se despegue de la superficie. Dejar reposar en un bowl levemente enaceitado por 5 minutos.
  2. Precalentar el horno a 70° por 10 minutos y apagar.
  3. Preparar el relleno, mezclando el azúcar rubia y la canela. Después de que la masa haya reposado 5 minutos, estirar en un rectángulo grande. Esparcir la mantequilla sobre la masa y luego la mezcla de canela. Enrollar la masa a lo ancho y cortar en 12 a 14 rollitos. Poner en una fuente para el horno enmantequillada y tapar con film plástico.
  4. Poner en el horno tibio por 20 minutos. Luego quitar el film plástico y prender el horno a 200°. Hornear por 20-15 minutos.
  5. Hacer el glaseado revolviendo bien todos los ingredientes. Bañar con esto los rollitos al sacarlos del horno.