Receta: Pollo al Curry

¡No sé cómo no había compartido esta receta antes! Hay recetas que están en nuestro recetario tradicional y hacemos siempre, que nos sabemos de memoria y nos salen siempre bien. Es lo que pasa con esta, que me enseñó mi abuela, aunque no lo crean.

Es una de las cosas ricas que prepara de repente, aunque les juro que esa señora tiene una mano milagrosa. Todo lo que hace le queda rico, y he aprendido mucho de ella. Esta receta me la dio cuando yo recién me estaba interesando en la cocina y me puse a escribir un recetario. Eso es de mi época del colegio, imagínense.

IMG_8560-01

Y ahora estamos en la playa y tengo muchas ganas de aprovechar para compartir recetas ricas y sencillas. Hoy preparé esta, y aunque no fue un gran éxito con la hija de 3 años de mi pololo (“¡No me gusta el pollito verde!”), mi pololo la amó, y por supuesto yo me cuchareé toda la olla porque #porquéeresasí.

Es una receta para principiantes, así que guárdenla y ténganla a mano para los días en los que quieran sorprender con algo novedoso y mega ultra simple.

IMG_8540-01

Ingredientes

  • 500 gramos de pollo sin piel (aquí usé trutro largo, pero puede ser trutro entero, corto, o incluso filetitos de pechuga)
  • 1 cebolla cortada en pluma
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 cucharada de curry en polvo (yo usé de la marca Sabú)
  • 1 cucharadita de maicena
  • 1/3 taza de agua fría
  • 1 tarro (150 g aprox) de crema
  • Un chorrito de aceite de maravilla
  • Sal a gusto

En una olla grande poner a calentar el aceite a fuego medio. Agregar la cebolla y sofreir por 5 minutos, hasta que se ablande. Subir el fuego y agregar las presas de pollo. Dorar unos 5 minutos por lado. Salar, bajar el fuego y cocinar por 10-15 minutos tapado.

Disolver bien en el 1/3 de agua fría la maicena y el curry y agregar al pollo. Tapar y cocinar 5 minutos más. Agregar la crema, revolver bien. Rectificar la sal y cocinar unos 5 minutos más.

Servir con arroz blanco.

IMG_8568-01

Anuncios

Receta: Fideos Orientales al Sésamo y Maní

No sé cómo fue que me enamoré de los sabores asiáticos. Nunca he ido a Asia, no como fuera mucho más que comida Thai o la clásica comida cantonesa, y tampoco he tomado cursos de especialización. Lo que sí sé es que cuando tengo pena o me siento mal mi impulso es a prepararme un ramen, y que cuando tengo muchas ganas de comer algo rico y cero ganas de cocinar, este plato es salvador y más que satisfactorio.

Esta facilísima receta es de mis regalonas y la verdad es que no sé por qué nunca la había compartido. Para mi, al menos, es esencial servirla en un bowl y ojalá comer con palitos. Sé que muchos de ustedes estarán rabiando contra mi por ser tan snob y que probablemente no saben comer con palitos y que qué me creo, pero les cuento. Yo tampoco sé tomar los palitos. Al menos no “como corresponde”, y siento que un asiático se caería de espaldas si me viera comer como lo hago. Pero no me importa, amo comer con palitos a mi estilo, siento que la comida dura más y sabe más rico. Cosas mías quizás.

IMG_8270-01.jpeg

Lo más “complicado” que tiene esta receta son los ingredientes, que no todo el mundo tiene en casa. Pero les cuento? Estos son mis esenciales. Con estos ingredientes siento que mi cocina siempre está llena de sabor y nunca es fome. Por eso, les recomiendo siempre tener aceite de  sésamo, salsa de soya, ajo, jengibre, miel o azúcar morena y vinagre de arroz. Yo al menos voy rotando o los uso todos, y siempre le dan un toque especial a lo que como.

A esta receta pueden agregarle carne o pollo salteado, o pechuga cocida desmenuzada. Simplemente, cuando tengan el aceite caliente, salteen el pollo o la carne, o agreguen la pechuga cocida, y luego los fideos.

IMG_8266-01.jpeg

Ingredientes:

  • 1/2 paquete de fideos para saltear (pueden usar igual fideos de arroz o incluso pastas 3 minutos. Yo uso unos peruanos marca “El Triunfo”)
  • 1 cucharada de mantequilla de maní
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo, divididas
  • 1 cucharada de miel
  • 1 diente de ajo rallado
  • 5 mm de raíz de jengibre rallada
  • Cebollín, la parte verde, picada
  • Semillas de sésamo

Hervir los fideos unos 3-4 minutos,  hasta que estén al dente. Por mientras, mezclar una cucharada de aceite de sésamo, la salsa de soya, miel, ajo, jengibre y mantequilla de maní en un bowl muy pequeño.

Calentar la otra cucharada de aceite en una sartén a fuego medio-alto. Escurrir los fideos (tienen que estar al dente) y poner a saltear con la salsa un minuto revolviendo bien hasta que quede todo bien cubierto.

Servir decorado con cebollín picado y semillas de sésamo.